myths_back_header_710x339

Los cinco mitos
más comunes del
dolor de espalda

¿Cierto o falso?
No creas todo lo que escuchas acerca del dolor de espalda. ¡Especialmente cuando te digan que no hay nada que hacer mas que aceptarlo!

1. "NO PUEDES HACER NADA
PARA COMBATIR UN DOLOR DE ESPALDA"

¡Claro que puedes hacer algo para combatirlo!
Por supuesto que cada caso de dolor de espalda requiere de soluciones individuales. Existe un gran número de recursos disponibles para las personas que sufren de dolor de espalda, y que eligen tomar una actitud pro-activa para eliminar el dolor y aquello que lo ocasiona.
El ejercicio moderado, estiramiento de espalda y otras medidas pueden ayudar efectivamente a solucionar la mayoría de los casos.
Mientras más pronto, mejor. Vuelve a practicar deporte y haz tus actividades cotidianas normalmente, pues te esto te ayudará a recuperarte más rápido.
Si estas medidas no te ayudan a eliminar el dolor, solicita una evaluación médica. El tener un dolor por mucho tiempo puede restarte energía, ser estresante y puede tener efectos negativos en tu bienestar psicológico y en tu sistema inmune.
Mientras más pronto olvides la falsa idea de que el dolor de espalda es algo que te inhabilita y que tienes que aceptarlo, te recuperarás más rápido.

myths-back01_270px

2. "CUANDO TENGO DOLOR DE ESPALDA DEBO
RECOSTARME Y DESCANSAR PARA RECUPERARME"

myths_back03_270px

En la fase aguda de una lesión en la espalda, el reposo puede ser de mucha ayuda para calmar el dolor.
Sin embargo, la fase aguda por lo general dura solamente unos pocos días. En el largo plazo es la actividad misma la que acelera el alivio y previene una nueva lesión, pues vuelve a calibrar la espalda y los músculos abdominales.
Habla con tu médico acerca de las actividades más adecuadas para ti y para  tu dolor de espalda.


3. "SI ERES UNA PERSONA MUY ACTIVA,
NUNCA TE PODRÁ DAR UN DOLOR DE ESPALDA"

Desafortunadamente no es verdad.
A pesar de que una persona se ejercite regularmente, no existe garantía alguna contra el dolor de espalda. Incluso los buenos deportistas pueden experimentarlos ocasionalmente.
Pero si mantienes una buena condición física, los episodios de dolor serán menos intensos y menos frecuentes.
Si sufres de dolores de espalda constantemente es conveniente que consultes a un médico.
Generalmente se recomienda seguir un programa de ejercicios que incluya entrenamientos para fortalecer y estirar todos los grupos de músculos, como una prevención efectiva contra el dolor de espalda. (Consulta los ejercicios más adecuados en nuestra Video-Librería).

myths_back02_270px

4. "YA NO PUEDO HACER MIS
ACTIVIDADES FAVORITAS"

myths_back04_270px

Falso. Afortunadamente, la mayoría de los dolores en la espalda baja no son crónicos.
Así que solo es cuestión de tiempo para que puedas superar el dolor.
¡Toma una actitud pro-activa al respecto! Comienza a moverte de nuevo y sin duda te sentirás mejor.


5. "SI MANTENGO LA ESPALDA RECTA AL SENTARME ESTARÉ A SALVO DE LOS DOLORES DE ESPALDA"

Falso. Al sentarte derecho en la silla de tu oficina todo el tiempo, solamente estarás utilizando un lado de tu grupo de músculos.
El enfoque adecuado para prevenir los dolores en la espalda baja es sentarte de manera dinámica, moviéndote frecuentemente.
Además, puedes leer nuestro artículo sobre Comodidad en la Oficina.

myths_back05_270px

¡Toma una actitud pro-activa con tu espalda!
Trata de ser pro-activo para aliviar tu dolor de espalda, y sigue una rutina que incluya acondicionamiento de torso y ejercicios de flexibilidad (puedes encontrar los ejercicios adecuados en nuestra Video-Librería). Al fortalecer tu espalda podrás eliminar el dolor y evitar que se vuelva a presentar.
Es conveniente que hables con tu médico acerca de la rutina más conveniente para ti, y pregúntale qué más puedes hacer si crees que el estrés y los factores psicológicos contribuyen a emporar tu dolor de espalda.


Por favor toma en cuenta que ninguno de los consejos o recomendaciones que aquí te damos sustituyen a la asesoría médica profesional.
Importante: Consulta a un profesional de la salud en caso de una lesión, o si sospechas alguna condición médica como una fractura, o el uso excesivo de las articulaciones. Debería consultarse a un médico en los casos específicos cuando la lesión está enrojecida, inflamada o hay un aumento en la temperatura de las articulaciones, un problema de articulaciones en curso, y/o dolor severo asociado con síntomas neurológicos como entumecimiento o parálisis, hormigueo o pérdida de la movilidad.

Para mayor información relacionada con los productos de Curitas, por favor contáctanos vía correo electrónico a la siguiente dirección:
phc@beiersdorf.com
Lee cuidadosamente las instrucciones de nuestros productos en su respectivo empaque.