¿Levantar objetos pesados? ¡Claro que puedes hacerlo!

¿Quién dice que te lastimarás la espalda baja al levantar objetos pesados? Si la fortaleces bien no tienes por qué lastimarte.

LEVANTAR OBJETOS PESADOS NO TIENE NADA DE MALO CUANDO SE HACE ADECUADAMENTE

Todos hemos experimentado circunstancias en la vida donde tenemos que levantar objetos pesados, o bien cuando ayudamos a alguien más a hacerlo. Por ejemplo al mover las cajas de una mudanza, cargar a un niño pequeño, mover muebles pesados, etc.

Pero levantar objetos pesados puede tener consecuencias negativas en tu espalda baja si no lo haces de la manera adecuada.
Es importante saber que una lesión no es consecuencia de una técnica "incorrecta" al levantar objetos pesados.
Después de todo, ¿por qué cargar una caja de mudanza tendría que ser más difícil que levantar pesas en el gimnasio?

No tienes por qué lastimar tu espalda al levantar objetos pesados.

Tu cuerpo te avisará de lo que es capaz de hacer, y hasta dónde puede cooperar contigo. Además, no existen técnicas buenas o malas para levantar objetos pesados. De manera natural, tu cuerpo utiliza el enfoque físico más lógico y natural al cargar constantemente tu propio peso.

¡Lo que realmente debería preocuparte es fortalecer tu espalda!
Solamente podrás lastimarte la espalda o experimentar un esguince cuando realizas movimientos que generalmente no practicas, o si los músculos de tu espalda no están bien fortalecidos.
Puedes revisar en nuestra Video-Librería los mejores ejercicios para fortalecerla.
Además, te recomendamos seguir algunas sencillas reglas que te pueden ayudar a cuidar tu espalda mientras realizas tus actividades cotidianas.


SALVANDO A TU ESPALDA: CONSEJOS PARA LEVANTAR OBJETOS PESADOS

Lo mejor que puedes hacer por tu espalda es fortalecerla con el ejercicio regular.
¡Revisa nuestra Video-Librería y pon a trabajar a tus músculos!
También trata de ser razonable en las tareas que le das a tu espalda:

1. Elabora un plan antes de cargar objetos pesados.
Al saber lo que tienes que hacer y a dónde tienes que ir, podrás prevenir movimientos bruscos que te lastimen mientras tienes los brazos ocupados.
Retira todo lo que te estorbe en el camino, y si se trata de algo muy pesado comparte el peso con otra persona. Asegúrate de que ambos estén de acuerdo en el mismo plan y la misma dirección.

PUEDES PREVENIR MOVIMIENTOS BRUSCOS Y REPENTINOS PLANEANDO CON ANTICIPACIÓN2. Haz una prueba del peso que vas a levantar.
Una situación clásica que puede provocarte un esguince en los músculos de la espalda es tratar de levantar cajas que pensabas que estaban vacías, pero que en realidad estaban llenas de libros o CD's.
Para saber qué tan pesado es un objeto, puedes intentar empujarlo primero con tus pies, o levantarlo con mucho cuidado unos pocos centímetros antes de levantarlo por completo. Si es demasiado pesado, no trates de probarte a ti mismo que puedes hacerlo, mejor pide ayuda.

Planea con anticipación y trata de evitar movimientos bruscos
Levantamiento de objetos

3. Utiliza la ropa adecuada
El usar ropa cómoda puede ayudarte a prevenir accidentes bio-mecánicos como lastimar tus rodillas, especialmente al levantar objetos pesados. Utiliza ropa cómoda y holgada cuando estés planeando realizar actividades domésticas o reparaciones en casa.


TAL VEZ QUIERAS REDUCIR…

Si no eres un campeón de levantamiento de pesas y crees que tu espalda no está preparada para superar el reto, revisa si puedes reducir…

01

El peso del objeto. Si tu espalda no está bien entrenada para sostener todo el peso, comprueba si es posible dividir el objeto en porciones más pequeñas.

La duración de tus actividades de levantamiento. Las lesiones son más frecuentes cuando estás fatigado.

02

03

La velocidad a la que levantas los objetos pesados. No hay medallas ni carreras que ganar.

La distancia que deberá recorrer el objeto pesado. Asegúrate de que el camino esté libre de obstáculos.

04


¡OUCH! ME DUELE LA ESPALDA

Recuerda que el dolor no necesariamente implica un daño físico.

¿Es demasiado tarde y ya tienes bien instalado el dolor de espalda?
Toma en cuenta el hecho de que el dolor no necesariamente implica un daño físico. Tu espalda no se desgasta con el dolor, y en la mayoría de los casos la recuperación será rápida. Esto, si se descartan las lesiones y enfermedades que deberán ser tratadas por un médico.
Si no estás seguro de la causa de tu dolor de espalda y éste no disminuye después de un par de días, es mejor que consultes a un médico.
Además trata de estar alerta con otro tipo de señales, por ejemplo si el dolor se transmite hacia una o ambas piernas.
(Revisa la sección: Ayuda Instantánea para el Dolor en la Espalda Baja).

01

Dale calor: Si no hay inflamación y crees que el dolor se debe a causas mecánicas, intenta aplicar calor en la espalda. El calor es bueno y te ayudará a aliviar la tensión muscular, además de ser muy efectivo en caso de que los músculos estén endurecidos o presenten "nudos" de tensión.
Aplica un Parche León de Curitas (Árnica, Cadera o Capsaicina) en el área afectada. El parche te dará calor intenso y al mismo tiempo bloqueará la transmisión del dolor.

La temperatura ayuda:
Puedes refrescar el área afectada con una compresa fría. (El hielo es un remedio natural muy efectivo para aliviar el dolor, adecuado para golpes e inflamación).
Coloca el hielo en el área afectada. Si sientes que te alivia, déjalo actuar no por más de diez minutos en el lapso de una hora. Consulta a un médico si sospechas que tienes inflamación.

02

Si tienes dudas, consulta siempre a un médico…
A menos que seas un médico profesional, es difícil determinar las causas de tu dolor de espalda.
Los músculos tensos y con "nudos" podrán aliviarse con CALOR, mientras que el FRÍO ayudará a reducir síntomas agudos del dolor inflamatorio, golpes e inflamación.
Decide qué solución es mejor en tu caso y consulta a un médico para un mejor diagnóstico y tratamiento.

5 CONSEJOS DE ORO QUE TE AYUDARÁN
A PREVENIR EL DOLOR DE ESPALDA

La mejor manera de cuidar tu espalda y columna vertebral es PREVENIR lesiones y esguinces en lugar de darles un remedio.
Por eso, es una buena idea seguir algunos de los siguientes consejos e incorporarlos a tu estilo de vida:

lift-5goldentips01

lift-5goldentips02

3. Huye de los dolores: Caminar mantiene tu espalda fuerte y saludable, pues acondiciona todo tu cuerpo. Su ritmo natural de contracción y relajación alivia la tensión y fortalece los músculos posturales.
E trotar también ayuda a tu cuerpo a liberar endorfinas, que son las hormonas que atenúan el dolor.
Intenta caminar o realizar algún otro ejercicio aeróbico por 20 minutos al día, por lo menos tres veces a la semana.
Nadar, andar en bicicleta y correr, practicar Yoga o Pilates también son actividades muy positivas para tu espalda y para tu cuerpo en general.

4. Dormir con un buen soporte:
Es importante que tu colchón te dé el soporte adecuado, que sea plano, uniforme y que no se hunda. Una cama pierde mucha firmeza con el paso de los años.
Un colchón es como un par de zapatos: puede satisfacer tus necesidades por algún tiempo pero se desgasta con el paso del tiempo.
Invierte en un buen colchón. Por lo general es mejor que no sea muy rígido, pero te recomendamos probar varios colchones para que compres el que más te acomode.
Un buen indicador es dormir cómodamente en la cama de un hotel, y probando varios, podrás hacer tu mejor elección.

5. Prohibido el tabaco…
Tal vez no quieras escuchar esto, pero fumar no solamente es malo para tu salud en general; también es perjudicial  para tu espalda porque incrementa el envejecimiento general de tu espina dorsal. Si sufres de problemas de espalda, trata de eliminar este hábito lo antes posible.

1. Estírate:
Para mejorar tu postura sigue algunos de los ejercicios que encontrarás en nuestra Video-Librería. O intenta alguno de estos ejercicios:
Siéntate recargado contra la pared, o en una silla del comedor. Asegúrate de que tus hombros y glúteos están en contacto con la silla o con el piso. Desliza tu brazo en el espacio que se forma entre tu espalda baja y la pared o silla, mueve tus caderas hasta que se elimine este espacio. Mantén esta posición y cuenta hasta 20 mientras te miras en un espejo para revisar tu postura.
Haz este ejercicio una vez al día por tres semanas para asegurarte de que mantener una buena postura se convierta en un hábito.
Después de algunas semanas de practicarlo, verás cómo mejora tu postura.

2. El estiramiento matutino:
Si te sientes rígido por las mañanas puedes empezar el día estirándote mientras sigues en la cama. Antes de que te levantes estira lentamente los brazos por encima de la cabeza, después acerca cuidadosamente tus rodillas al pecho en un solo movimiento.
Cuando estés listo para sentarte, rueda hacia un lado de la cama y utiliza tu brazo para ayudar a propulsarte. Coloca tus manos en los glúteos y suavemente arquea la espalda para estirar tu columna vertebral.

lift-5goldentips03

lift-5goldentips04


Por favor toma en cuenta que ninguno de los consejos o recomendaciones que aquí te damos sustituyen a la asesoría médica profesional.
Importante: Consulta a un profesional de la salud en caso de una lesión, o si sospechas alguna condición médica como una fractura, o el uso excesivo de las articulaciones. Debería consultarse a un médico en los casos específicos cuando la lesión está enrojecida, inflamada o hay un aumento en la temperatura de las articulaciones, un problema de articulaciones en curso, y/o dolor severo asociado con síntomas neurológicos como entumecimiento o parálisis, hormigueo o pérdida de la movilidad.

Para mayor información relacionada con los productos de Curitas, por favor contáctanos vía correo electrónico a la siguiente dirección:
phc@beiersdorf.com
Lee cuidadosamente las instrucciones de nuestros productos en su respectivo empaque.