¡Haz que tus zapatos sean más cómodos!
Transforma tus zapatos para hacerlos más cómodos y prevenir la aparición de dolorosas ampollas en los pies
Todos amamos los zapatos y tendemos a tener demasiados pares, muchos de los cuales no nos quedan tan bien. Muchas veces, nuestros favoritos suelen ser los que más lastiman nuestros pies. Sin embargo, es posible hacer que los zapatos nos queden mejor y evitar así las dolorosas ampollas que aparecen por la fricción. CURITAS ha desarrollado algunas soluciones prácticas y tecnológicamente avanzadas para el confort de los pies, sin importar el calzado que uses.

El Apósito para Ampollas CURITAS la salvación para tus pies

¿Cómo funciona?

El Apósito para Ampollas CURITAS alivia de manera inmediata el dolor causado por ampollas y la fricción continua en los pies. Aplícalo en cualquier ampolla que tengas o en la zona en la que esté por salir. Protegerá el área afectada, e incluso una ampolla abierta, de infecciones y suciedad.

El Apósito para Ampollas CURITAS aliviará de inmediato el dolor causado por la presión; además, evitará que haya más fricción sobre la ampolla y acelerará el proceso de curación.

¿Cómo funciona?

Gracias a su avanzada tecnología hidrocoloide, el Apósito para Ampollas CURITAS crea un ambiente ideal para la curación de heridas, el cual, se ha comprobado, ayuda y acelera la curación. Gracias a su gran adhesión, el Apósito CURITAS permanecerá en su lugar sin problema.
any-shoe-how

¿Cómo usarlo?

Simplemente pega uno de los apósitos ovales casi invisibles sobre una ampolla o zona donde se ejerza presión continuamente. Utiliza el tamaño “grande” para el talón y el “pequeño” para los dedos del pie y otras áreas. Al aplicarlo, cerciórate de que la piel esté seca y presiona firmemente para que se adhiera al máximo.
El apósito permanecerá en su lugar durante varios días, y puedes quitarlo o cambiarlo cuando comience a despegarse.
HP-INT_make-any-shoe-more-comfortable-03-NEW
Regresar al inicio

¿Cómo hacer más cómodos tus zapatos?

Qué hacer

Al comprar zapatos mídete primero el de tu pie más grande (nuestro pie derecho e izquierdo no miden lo mismo).
Cuando pienses comprar zapatos, hazlo entrada la tarde ya que tus pies se habrán ensanchado y alcanzado su tamaño máximo.
Evitar los zapatos con costuras o materiales que puedan raspar, o que sean demasiado duros o incómodos.
Cambiarte los zapatos tan seguido como puedas. Esto ayudará a aliviar los puntos donde se ejerce presión constante, evitando así que se formen posibles ampollas.
Considerar usar plantillas. Consulta con tu médico si no encuentras zapatos que se ajusten adecuadamente a tus pies.
Proteger las “zonas delicadas” de tus pies que son susceptibles a las ampollas antes de salir de casa. El Apósito para Ampollas grande o el Protector de Rozaduras Hansaplast son buenas medidas de prevención para evitar la fricción, la piel irritada y las ampollas.
Cerciorarte de llevar contigo un Apósito para Ampollas Hansaplast cuando salgas a correr, a hacer una caminata larga o a bailar en la noche. Viene en un práctico empaque de bolsillo listo para ayudarte a sanar cualquier ampolla y disminuir el dolor.

Qué no hacer

Usar los mismos zapatos todos los días.
Olvidar amoldar un poco los zapatos nuevos antes de usarlos para ir de compras o en una larga caminata.
Esperar que el calzado muy apretado dé de sí con el uso.
Olvidarte de los calcetines: Al igual que los zapatos, un par de calcetines que no quedan bien puede acalambrar los dedos de los pies.
Dejar tus zapatos expuestos a la humedad: la humedad y el cuero no son una buena combinación. Mantén tus pies tan secos como puedas, ya que los zapatos, botas y calcetines mojados ocasionan ampollas con más rapidez que los secos. También puedes prevenir la humedad del sudor con el spray Antitranspirante Silver Active de Hansaplast.

Para obtener más información en cuanto a los productos Hansaplast, envíanos un correo electrónico a onphc@beiersdorf.com. Por favor, ten en cuenta que ninguno de los consejos aquí contenidos puede sustituir las recomendaciones de tu médico. Lee con cuidado las instrucciones de uso que vienen en el empaque de nuestros productos. Consulta a un profesional de la saludsi nuestros consejos no te ayudan o si padeces (o sospechas que padeces) alguna enfermedad.
Regresar al inicio